Verano: Tiempo de Pausa

En estas vacaciones, se suelen buscar posibles actividades a realizar, por ejemplo: salir de la ciudad convivir con parientes y amistades, visitar lugares de recreo o a conocer otras ciudades, ambientes, gentes y costumbres; sin embargo, otros niños permanecerán en sus casas con sus familiares.

 

En estos casos se acostumbra inscribirlos en ocupaciones como los cursos de verano, para mantenerlos activos y evitar el aburrimiento y el enfado que ocasiona la ociosidad, además promueve la convivencia con otros niños y que aprendan cosas diferentes a las que les enseñan en la escuela y/o desarrollen otras habilidades, para que disfruten del período vacacional más largo del año.

 

La interacción de los niños y adolescentes en esta temporada con los teléfonos celulares, tabletas etc. a través de Internet es muy alta y continua, al grado de que cuando se quiere platicar con ellos, prácticamente no escuchan ni hacen caso de lo que se les dice por estar ocupados en los aparatos, jugando o platicando con los amigos o con personas que ni conocen, y esto último puede ser riesgoso.

 

Los papás o personas adultas deben estar pendientes, puesto que dejar sin supervisión que los menores pasen tanto tiempo solos en “compañía” de esas máquinas, para que se “entretengan” y no causen molestias, revela que no se les presta atención ni se tiene interés por ellos, y al sentirse abandonados los hijos, se vuelven introvertidos y se refugian en un mundo virtual e irreal; y al enfrentarse a la realidad, interiormente la rechazan y se frustran.

 

Es altamente recomendable convivir con los hijos, conocer sus inquietudes, problemas y ganarse su confianza en un ambiente de descanso; porque la pregunta es: ¿para que tenemos hijos si no es para disfrutarlos? ocuparnos junto con ellos de revisar las cosas de la casa, ropa, juguetes etc. tirar, guardar y acomodar; hacerlo divertido depende de TI.

 

Los adultos que tienen este tiempo de asueto y no lo utilizan como fuga a sus problemas existenciales, ni son adictos al trabajo, tal vez sea el momento de analizar tu grado de madurez, recuerda que ser madura no depende de la edad, sino de como piensas, actúas y de reflexionar sobre tu situación en la vida, resolver tus pérdidas, heridas psíquico-emocionales y duelos en una situación de tranquilidad.

 

Vacaciones de verano, tiempo de reposo al estrés, de descanso para la fatiga de la rutina, tiempo de hacer una pausa y tener otro tipo de actividades instructivas y relajantes.

 

HAZ UNA PAUSA, REVISA TU MANERA DE VER TU VIDA Y…

DISFRUTA ESTE VERANO.

Colaboración de Déjalos Ir con Amor I.A.P.

Tel. 7124072 – 7169608 y 7121537

No Comments

Post a Comment