Pérdidas y ajuste emocional

Durante el proceso de duelo debido a pérdidas altamente significativas e impactantes, suceden varios eventos psicológicos y emocionales: fases de ajuste emocional, reconstrucción y resignificación de la pérdida.1 blog

 

Estos 3 elementos del duelo también impactan la condición física del doliente, la estructura familiar y su contexto social, de forma predecible en cuanto a síntomas y evolución durante un proceso normal; en un duelo complicado o patológico, la intensidad y duración provoca conductas antisociales, fases atoradas, estados depresivos crónicos y posible aparición de psicopatologías.

En todo el proceso normal pueden ocurrir retrocesos temporales, y también dependiendo de la personalidad de los dolientes, su historia de vida, su relación con la persona fallecida, la forma y fecha del deceso. Es importante mencionar que puede no haber una secuencia como la que a continuación se indica durante el ajuste emocional.

Ajuste Emocional: serie de situaciones fundamentalmente psicológico-emocionales que suceden en la primera etapa del duelo y por lo general se presentan en cierta secuencia, aunque repetimos no siempre es así: negación, ira-enojo, negociación ó pacto, depresión y aceptación ó resolución.

Negación: sensación de incredulidad, no es verdad, negar la realidad de la pérdida, su significado (minimizar) ó tratar de borrar los recuerdos para evitar afrontar la realidad y la pérdida; se considera que ésta primera reacción es un mecanismo psicológico subconsciente de autoprotección ante lo sorpresivo del suceso, sobretodo en las muertes repentinas e inesperadas.

Como se mencionó en la nota “La vida y las pérdidas”, el primer paso es reconocer la pérdida, o sea superar la negación; pero no solamente la ausencia física, ya que la falta del ser querido además de su presencia corporal, se siente en ocasiones de manera abrumadora en las ocupaciones y servicios de los que se encargaba (llevar a los hijos a la escuela, comer y mirarTV juntos).  

Pero la más duradera y difícil de superar es la negación psicológica-emocional; ya que los lugares de la casa, sus pertenencias así como las actividades familiares y los momentos de intimidad hogareña nos traen a la memoria su recuerdo de manera constante, y en ocasiones hasta obsesiva.

Durante la negación el dolor emocional y conductual de la pérdida es intenso porque hay bloqueo de sentimientos, pero también pensamientos de culpabilidad real o imaginaria, de la misma manera puede haber inhibición del dolor propio, por la familia y sociedad para evitar enfrentarse a éste dolor (la típica frase ya no llores).

Recuerda “El llanto honesto es la expresión física del dolor del alma” llora todo lo que sanamente debas llorar.

El objetivo es permitirse a uno mismo reconocer la pérdida, ubicarla emocionalmente, y saber que algún día se superará.

La siguiente fase del ajuste es la ira y el enojo; aparece cuando hacemos consciente la pérdida y nos preguntamos: ¿porqué a mí?.

(Continuará)

Colaboración DÉJALOS IR CON AMOR I.A.P. para San Martín Grupo Funerario

1 Comment

  • Isabel Garrido

    02.06.2017 at 20:13 Responder

    Excelente post! información muy importante a tener en cuenta al momento de perder a un ser querido y aprender a lidiar con ese dolor, hay que estar pendiente de esta etapa aparte de los trámites de la venta de sepulturas y todo lo que respecta del funeral. Gracias! buena información.

Post a Comment