Vivir sin miedo a equivocarse

La vida nos formula continuamente preguntas que nosotros respondemos con nuestras acciones. No existe garantía de que estas sean las acertadas, pues la incertidumbre es parte de la vida. Pero confiar en lo que decidimos, aunque temamos equivocarnos, nos ayuda a crecer, nos hace humildes, eleva nuestra 1-03autoestima y enriquece nuestra experiencia.

 

Hacerse cargo. Cuando no tomamos decisiones, también las estamos tomando. Cuando no elegimos, también lo hacemos. Cuando no actuamos, estamos actuando. No decidir, no elegir, son modos de decir, de elegir y de actuar. Siempre respondemos, con nuestra acción o inacción, con nuestra palabra o con silencio.

 

¿Qué es entonces, lo que con frecuencia nos detiene, nos hace dudar y nos inmoviliza? El miedo a equivocarnos y a las consecuencias.

 

Creemos que nuestras acciones pueden tener efectos dolorosos para nosotros o para otras personas, sin embargo, también puede tener una repercusión nuestra pasividad o nuestra omisión. Lo importante, en todo caso, es que estemos dispuestos a afrontar a esas consecuencias y que no busquemos un culpable. Y si las cosas no resultan como esperábamos, tampoco es aconsejable llenarse de culpas. Hay que ser responsable de nuestros actos pero no culparnos de ellos.

 

Dejar que el miedo decida por nosotros es una manera de no hacernos cargo de nuestra vida, de no disfrutar del trayecto. Elimina los miedos de tu vida, vive pleno, vive feliz.

No Comments

Post a Comment